La Convivencia en la Propiedad horizontal

“ La convivencia con otras personas es la habilidad mas necesitada en este mundo. Con ella hay un limite en lo que las personas pueden hacer” Earl Nightingale.

La tendencia en la actualidad es la construcción de más conjuntos cerrados con el propósito de garantizar más vivienda en las ciudades y evitar que las zonas naturales desaparezcan evitando la desaparición de recursos hídricos y terrenos para la agricultura.

Nos dimos a la tarea de averiguar con experto en el tema en los diferentes medios de comunicación como el Facebook, blogs informativos y nos encontramos con tres expertos que nos relatan la aparición del conjunto viene desde la antigüedad según lo relatan los siguientes especialistas en el tema en su página web de propiedad horizontal, Fernando Quezada, Cesar Sánchez, Juan Carlos Cárdenas, este es uno de sus apartes:

La Propiedad Horizontal comenzó a desarrollarse con más fuerza en el siglo XIX, teniendo antecedentes históricos como institución desde épocas remotas. Bastaría revisar unos fragmentos del Digesto, atribuidos al gran Papiano, para encontrar la copropiedad sobre los elementos comunes del inmueble, principio vigente en la conocida propiedad por pisos, por apartamentos o llamada también Propiedad Horizontal.

Se dice que la Propiedad Horizontal tuvo su origen en Roma cuando a través de la Ley de Sicilia en el año 298 de la fundación de Roma, se autorizó a los plebeyos para habilitar el Monte Aventino, por lo que muchas familias que no tenían recursos suficientes para construir sus propias viviendas, se unieron para construir casas en común, dividiéndose luego los pisos.

La evolución de la institución recorre tres períodos, según se va transformando el concepto del dominio:

Primeramente surgió la concepción absoluta, conforme a la cual las facultades domínicas del propietario llegaban hasta el cielo por arriba y hasta el infierno por debajo.

Más adelante aparece la división de casas por pisos o planos, que estableció ciertas limitaciones al concepto anterior

y después se alcanzó el concepto Propiedad Horizontal, con mayor fraccionamiento del dominio y la conjugación de los derechos sobre la vivienda y sobre las áreas comunes pertenecientes a más de un propietario.

La primera sentencia que se cita en la doctrina fue la dictada en París en 1672, en la cual se sostiene que «Cuando un edificio es poseído por dos propietarios distintos, de los cuales uno es de la parte baja y el otro de la de arriba, cada uno puede hacer lo que le plazca en la porción suya, siempre que con su actitud no se ocasionen perjuicios e inconvenientes, bien en la comodidad, bien en la solidez del edificio.

El Código de Napoleón en 1804, en su artículo 604, admitió la posibilidad de que los diferentes pisos de una casa pertenecieran a diversos propietarios e incorporó a su texto el concepto de las áreas comunes o pertenecientes a todos los propietarios en proporción al valor de sus respectivos pisos, al consignarse en este: Cuando los diferentes pisos de una casa pertenecen a diversos propietarios, si los títulos de propiedad no regulan la manera de hacer las reparaciones y reconstrucciones, deben ser hechas de la manera siguiente: las paredes maestras y el tejado están a cargo de todos los propietarios, en proporción al valor del piso que le pertenece.

El propietario del primer piso hace la escalera que a él le conduce; el propietario del segundo piso hace, a partir del primero, la escalera que le conduce a su casa, y así sucesivamente». Con este contexto damos entrada al tema de convivencia de los seres humanos, el primer encuentro que tenemos con la sociedad es con el surgimiento de la familia compuesta de Padre, madre y unos hijos que conforman una unidad basada en el amor, el respeto a la vida, al cumplimiento de normas y límites, cada grupo se distingue por apellidos, creencias religiosas, cultura, formación intelectual que los consolidada como seres únicos e irrepetibles, este concepto hace que cada núcleo se diferencie de otro, característica que en ocasiones no permite relacionarse con otros.

¿Donde empieza los seres humanos a sentir la necesidad de relacionarse en lo social?

Algunos estudiosos en el tema dicen que el hombre es un ser social por naturaleza tiene la necesidad de relacionarse con otros en busca de beneficiarse y suplir necesidades a su entorno. Este desarrollo en la propiedad horizontal es más marcado debido a los espacios reducidos donde la gente se encuentra en su cotidianidad, al verse frente a frente pasan diversas situaciones de saludar o no de saber quien es la persona con la que se encuentra, en ese momento los dos protagonistas del encuentro hacen un diagnóstico de quienes ese otro en que labora , que familia tiene y es hay donde como el torrente sanguíneo del cuerpo humano fluye de manera perfecta para llegar a todos los órganos vitales , ese saludo es el encuentro perfecto para consolidar la comunicación asertiva para la conexión común que es el vivir en propiedad horizontal.

El tener linderos compartidos, zonas comunes. Parqueaderos, pago de administracion, asistir a las asambleas, generar espacios solidarios, estas unidades residenciales se unen al concepto de la vivencia de las colonias de hormigas y abejas que están estructuradas por un organigrama que direcciona tareas específicas de cada miembro, que al romper esta cadena genera una inestabilidad en la vivencia mancomunada.

¿LAS GALIAS LLEVA UN PROCESO GENERACIONAL EN SUS RESIDENTES?

Para entender más este concepto vamos a tomarlo desde lo biológico con la siguiente definición: Acción y efecto de engendrar (procrear); generar (producir).

En biología, la función por medio de la cual se reproducen los seres vivos y perpetúa su especie.

La generación es la acción de crear nuevos seres vivos por medio de la reproducción: para la generación de un mamífero se necesita un macho y una hembra. Con este concepto nos conlleva a mirar a los primeros residentes a las Galias con sus hijos de 3 años o más y si lo ponemos en la máquina del tiempo más 17 hoy tendría 20 años,

En este ejercicio nos preguntamos que pasó con ese niño que información tiene, cuales son sus valores, su pertenencia que sus Padres le inculcaron de cuando ellos estaban en los 40 años.

Esto nos reafirma que nosotros somos responsables de generar espacios de concertación lo que con lleva a seguir los siguientes pasos en la convivencia:

Para incentivar el proceso del vivencia con debemos recordar quienes somos, que queremos y como lo queremos en construcción con otros.

Informa: Pedro Gómez Psicólogo.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario