¿Qué es tuyo?, ¿Qué es mío?, y ¿qué es de todos?

La propiedad horizontal es una institución jurídica conformada por un conjunto de normas que regulan la división y organización de diversos inmuebles como resultado de la división de un inmueble y la relación entre los bienes privados y comunes de estos. Se encuentra regulada por la ley 675 de 2001.

Esta ley cubre tanto a las propiedades horizontales como las unidades inmobiliarias cerradas. Allí se describen las responsabilidades del administrador. Se indica que tienen un patrimonio distinto al de cualquier otro ente económico, pues la persona jurídica se conforma por los propietarios individuales y su patrimonio es de propiedad de los propietarios particulares. De esta forma es importante reconocer las privadas y comunes. (Colombia, 2018).

Lo tuyo, son los elementos y espacios sobre los cuales tienes un título o derecho de propiedad según la legislación colombiana.

Conforme a la anterior definición, lo que me pertenece son los espacios y elementos sobre los que tengo un derecho para brindado por la ley del país.

Dentro de un conjunto residencial conviven personas de diferentes lugares del país, en otras palabras, encontramos un mini-país que convive bajo unas normas y son vecinos que comparten las zonas comunes y al mismo tiempo dueños de zonas privadas.

Las primeras comprenden las áreas utilizadas por los integrantes de cada familia.

Éstas, son compartidas y para el uso de la comunidad. Por su parte, las segundas hacen referencia al interior de la vivienda de cada persona o familia.

Para el Banco Interamericano de Desarrollo (bid, 2001) lo público se relaciona con lo que le incumbe a todos, como las calles y los parques públicos, lugares que siempre se encuentran a disposición de todos y dentro de los cuales se acepta a toda clase de personas, sin importar el  sexo, la edad, la religión o el partido.

Desde la comunicación, “lo público viene de pueblo” (BID, 2001, p. 24), y desde sus inicios se relaciona con la inclusión social. De esta forma lo público puede considerarse aquello que puede ser conocido por todo el pueblo. (Buendía Astudillo & Pino Correa, 2008).

De esta forma lo público puede considerarse aquello que puede ser conocido por todo el pueblo, en este caso por la comunidad que habita el conjunto.

En la propiedad horizontal las zonas verdes, pasillos, parqueaderos, parques y salones comunales conforman las zonas comunes.

La reflexión ha sido fundamental que se plantea en este artículo es la de reconocer que nos pertenece y las zonas de bien común, que pueden ser utilizadas por todos.

La idea, es hacernos conscientes de lo que esto significan las zona comunes que deben respetarse, pues han sido creadas para el uso y disfrute de todos, y la responsabilidad de cuidar estos espacios, promover esta consciencia con las generaciones venideras, y la participación, debido a que estos valores hacen parte de los pilares fundamentales para el desarrollo de una sana convivencia donde se respeten los derechos del otro sin importar las diferencias de sexo, raza, religión, de ideología, entre otras que puedan existir.

Si se debaten los puntos de vista mediante el dialogo se pueden tomar mejores decisiones en los asuntos comunes que nos incumben a todos teniendo presente el beneficio común sobre el particular.

VER ARTÍCULO COMPLETO

Informa: Luis Lozano

Entradas relacionadas

Deja tu comentario